Get Adobe Flash player

NO PUEDO CON MI NIETO

Síndrome del emperador: no puedo con mi hijoNo puedo con mi nieto (Síndrome Del Niño Emperador)

¿Vuestro nieto impone su ley en casa? ¿Imposible decirle que no sin que estalle en un ataque de ira? ¿Sus llantos y rabietas agotan vuestra paciencia? Puede que esté sufriendo el Síndrome del Emperador, un fenómeno cada vez más frecuente en el que se invierten los papeles: los hijos dominan a los padres y, en los casos más extremos, les maltratan.

 

Leer más...

Consejos para conseguir bienestar emocional en la vejez

Consejos para conseguir bienestar emocional en la vejez Consejos para conseguir

bienestar emocional en la vejez

 La soledad es uno de los grandes enemigos

del bienestar de nuestros mayores.

Por eso, aquí encontrarás vías de escape y

entornos de apoyo para combatirla y recuperar l as ganas de disfrutar la vida en compañía.


 Existen hábitos sencillos que contribuyen al bienestar de las personas mayores y les ayudan a combatir la soledad. Por ejemplo, cada día, conviene salir a pasear. Es importante dar esperanza porque muchas personas mayores hacen nuevas amistades cuando salen todos los días al parque, se sientan en un banco, y charlan con otros mayores. Y es que uno de los mayores peligros de la tercera edad es perder las relaciones sociales, por ello, es conveniente que intentes cultivar tus relaciones con tus vecinos. Muchos mayores también acuden a misa cada día y, en ese caso, pueden charlar con algunos de los feligreses a la salida de la iglesia. Del mismo modo, es positivo estar integrado en las actividades de la parroquia; por ejemplo, puedes cantar en el coro de la iglesia. Los beneficios de la música son excelentes, no solo para tener un buen estado de ánimo, sino también para cuidar la memoria, tanto, que la música también es estimulante para los enfermos de Alzheimer.

La soledad de las personas mayores se potencia todavía más en las grandes ciudades, donde la indiferencia social es mayor debido al individualismo existente. Sin embargo, si tienes la suerte de residir en un pueblo, te resultará más fácil mantener relaciones sociales porque existe más cercanía entre los vecinos, y la sensación de soledad es menor.

Leer más...

Combatir la soledad en la tercera edad

 Combatir la soledad en la tercera edad
 
La soledad es uno de los grandes enemigos del bienestar de nuestros mayores. Por eso, aquí encontrarás vías de escape y entornos de apoyo para combatirla y recuperar las ganas de disfrutar la vida en compañía.

 Cuando los mayores ya no pueden valerse por sí mismos conviene tomar una decisión. Algunas personas apuestan por cuidar de sus padres en su casa, pero también existen casos de personas que llevan a sus padres a una residencia. Del mismo modo, destaca el excelente trabajo de los Centros de Día, que realizan una gran función, permitiendo que el anciano pueda dormir en casa, mientras durante el día se encuentra acompañado y atendido por profesionales.

Pero en caso de que el anciano pueda valerse por sí mismo, también conviene que la familia tenga gestos de interés por él: por ejemplo, los hijos y los nietos tienen que visitar a los mayores con regularidad. Conviene proponer planes semanales, como comer todos juntos el domingo y, al menos una vez al día, es recomendable que los hijos llamen por teléfono a sus padres para saber cómo están, qué han hecho a lo largo del día, y poder charlar un rato. También puedes sorprenderle en cualquier momento con un regalo para que se sienta especial, o comprarle revistas y periódicos para que pueda leer y estar informado de los temas de actualidad, hacer crucigramas, sopas de letras…

Leer más...

BENEFICIOS DEL EJERCICIO PARA LA PERSONA MAYOR

 

    A medida que las personas envejecen se producen evidencias de modificaciones y alteraciones en su estado de salud física y sicológica. Estos cambios son progresivos e inevitables pero se ha demostrado en varias investigaciones, que el ritmo de degeneración se puede modificar con la actividad física. En efecto, el ejercicio puede ayudar a mantener o mejorar la condición física, el estado mental y los niveles de presión arterial de los ancianos.


   LOS CAMBIOS FISIOLÓGICOS AL ENVEJECER

 

A medida que las personas envejecen, se producen modificaciones en su estado de salud: se alteran las estructuras y se reducen las funciones de las células y los tejidos de todos los sistemas del organismo.(Larson & Bruce, 1987). Aparecen cambios que afectan:

 

La masa metabólica activa
El tamaño y función de los músculos
El VO2 máximo
El sistema esquelético
La respiración
El aparato cardiovascular
Los riñones
Las glándulas sexuales
Los receptores sensoriales
La médula ósea y los glóbulos rojos.

Estos cambios son progresivos e inevitables, pero se ha demostrado con varias investigaciones que el ritmo de algunos se puede modificar con la actividad física. sistemática (Barboza & Alvarado, 1987; Paterson, 1992) .

LOS BENEFICIOS DEL EJERCICIO PARA LA PERSONA MAYOR
LAS ENFERMEDADES

Con ejercicios aeróbicos adecuados, aunque estos se empiezan a la edad de 60 años, se puede incrementar de uno a dos años la esperanza de vida, la independencia funcional, y ayudar a prevenir enfermedades. Se ha encontrado que las dos tercera parte de las personas con más de 60 años practican de manera irregular alguna actividad física o son totalmente sedentarios. Por causa de la inactividad aparecen los riesgos de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis y la depresión.(Rooney, 1993)

Muchas investigaciones han demostrado que la práctica física regular incrementa la habilidad de un adulto mayor en sus quehaceres diarios, reduce los riesgos de enfermedades crónicas específicas, incluyendo las enfermedades coronarias y baja la tasa de mortalidad.(Heath,1994) Los sistemas más susceptibles al cambio con el ejercicio son:

El cardiovascular (modulador de la variabilidad de la frecuencia cardiaca con ejercicio aeróbico)
El respiratorio
El inmunológico;
Además se ven beneficiados:

La masa metabólica activa
Los huesos
Los músculo
Los riñones y los receptores sensoriales.(Barboza & Alvarado,1997; Albamonte,1991; Nieman,1993; De Meersman,1993).

El ejercicio logra ayudar en el tratamiento y la prevención de la osteoporosis (Perpignano,1993)
Se puede mejorar significativamente la calidad de vida de una persona de la tercera edad dándole mayor flexibilidad, fuerza y volumen muscular, movilidad y mayor capacidad funcional aeróbica.(Barry y Eathorne,1994; Larson & Bruce, 1987; Vandervoort,1992).

Leer más...

¡Dios mío, qué solos se quedan los viejos!

Hace muchos, muchos años, durante los tiempos románticos de mi juventud pasada, que solía envolverme en el placer infinito de leer los poemas líricos de la lengua castellana. Esos recuerdos le prestan el título a esta presentación. Se trata de las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer, quien en su poema muy triste repetía cadenciosamente "... Dios mío, ¡qué solos se quedan los muertos!..."

La juventud se considera no sólo un período relativamente fugaz de nuestras vidas; sino que también, puede considerarse como estado evolutivo en el ciclo psico-vital de nuestras existencias, como lo es, sin duda, en una mayoría de los casos, un estado de ánimo, y asimismo una actitud mental.

Con el pasaje de los años nuestras habilidades se circunscriben, nuestros sentidos disminuyen en su agudeza, nuestros reflejos se prolongan en el tiempo de sus respuestas, nuestros intereses se reducen en su alcance, nuestra relevancia comienza a desaparecer progresivamente; volviéndose los llamados "Años de Oro de la Vida", a veces, una penuria prolongada de un modo innecesario.

Leer más...

¿Por qué Cambia mi Rostro en la Tercera Edad?

 

Si comparas las fotos de tus papás o abuelos cuando eran jóvenes con las más recientes, encontrarás que sus rostros han cambiado notoriamente. Para algunas personas estos cambios pueden generar un impacto emocional negativo. Por esta razón debemos entenderlas y ayudarlas a superar y asumir estos cambios.

También debes tener conciencia de que tu rostro cambiará inevitablemente cuando llegues a la tercera edad. Lo importante es que tengas claro que la juventud siempre estará dentro de ti. De tu actitud ante la vida dependerá que "madures" y no "envejezcas" con el paso de los años.

En la edad madura, los cambios en el rostro suceden debido a dos razones. Primero, debido a la pérdida de grasa en la capa subcutánea de la piel. Segundo, debido a la contracción del hueso facial.

Pérdida de Grasa

La hipodermis está compuesta de grandes cantidades de grasa que desaparecen con los años. Esto en conjunto con la disminución en el espesor y elasticidad de la piel, ocasiona la aparición de arrugas alrededor de la nariz y boca, en la mandíbula, barbilla y cuello. La piel además de arrugarse se cae, lo que termina modificando el aspecto del rostro.

Contracción del Hueso Facial

Por otra parte, la pérdida natural de hueso en el cuerpo se incrementa entre los 50 y 60 años de edad. En la cara, al contraerse el hueso facial, los músculos pierden la base que los sostienen. Al reacomodarse los músculos se genera flacidez, ruptura de tejidos y aparición de más arrugas que también modificarán el aspecto físico de nuestros rostros.

En general, los cambios en el rostro son normales debido a la tercera edad. Recuerda que en esta etapa tu salud es más importante que tu aspecto físico.

 

Más artículos...

Todas las notas: