Get Adobe Flash player

Útiles Consejos De Seguridad Para La Tercera Edad

Resultado de imagen para proteccion de robos a la tercera edadaLos delincuentes suelen considerar a las personas mayores como víctimas propicias para conseguir sus objetivos, tanto por medio de la agresión como del engaño.

De hecho, se ha observado que últimamente, las personas de edad avanzada están siendo “habitualmente víctimas” de una misma tipología de robos. Las sustracciones se cometen en su mayoría cuando son sorprendidos en el portal o en el ascensor de su residencia, así como cuando permiten acceder a personas desconocidas a su vivienda.

Con frecuencia estos robos suelen ocurrir después de acudir a una entidad bancaria. Los delincuentes simulan hacer alguna gestión en la sucursal y cuando observan que algún cliente saca dinero le siguen hasta su domicilio donde, ya sea de forma violenta o distrayéndole con cualquier disculpa, le sustraen el dinero.

El portal y el ascensor, de hecho, suelen ser puntos muy utilizados por los ladrones para abordar a sus víctimas cuando éstas se encuentran solas, pero no son los únicos escenarios que buscan los delincuentes para la comisión de delitos:

En la vivienda o domicilio:

  • Haciéndose pasar por supuestos empleados de un servicio de suministro (agua, electricidad, gas, etc.). Los delincuentes se hacen pasar por empleados de una empresa que viene realizar alguna revisión o con la disculpa de hacer encuestas. Una vez dentro piden un vaso de agua o ir al baño para quedarse solos y sustraer dinero u objetos de valor.
  • Por teléfono, solicitando dinero para que les pueda entregar un supuesto premio que han ganado.
  • Si llaman a la puerta de casa unos señores bien vestidos y educados diciendo que son de la Seguridad Social u otro Organismo Público, mostrándole un documento aparentemente oficial y ofreciéndose para arreglar algún papel de una pensión a la que supuestamente tienen derecho, desconfíe. Pueden estar ante un farsante que le embaucará para lograr su objetivo.

 

En la  vía pública:

  • Suelen estar pendientes de los mayores cuando van a sacar dinero en efectivo de la sucursal bancaria, sobre todo en fechas próximas al ingreso de la pensión.
  • Al efectuar operaciones en cajeros automáticos.
  • Mediante engaños en los que se ofrece la oportunidad de ganar un dinero rápido. Por ejemplo, el conocido Tocomocho. En este timo el actor, que dice desconocer la ciudad, inventa un motivo por el cual no puede cobrar un décimo de lotería, un cupón de loterias, o cualquier otro boleto supuestamente premiado. Por supuesto, procurará que no haya una administración muy cercana. Mientras está realizando su interpretación, otro individuo, su compinche, aparecerá en escena. Se ofrecerá a comprobar en la relación del periódico, que casualmente lleva con él, que efectivamente ha sido premiado. El afortunado hace una propuesta interesante a su posible víctima. Renunciará a la totalidad del premio a cambio de una cantidad bastante inferior. Mucho cuidado con este tipo de negocios tan fáciles, porque será usted quien salga perdiendo.
  • Desconfíe de la bondad de un individuo que le ofrezca la venta de presuntos objetos valiosos que son falsos o inexistentes o de algún aparato electrónico a precio muy inferior a los que en el mercado se ofrecen.
  • A veces los delincuentes también involucran a toda la familia en la estafa, presentándose en la casa con pedidos de dinero para medicamentos, análisis, etcétera; si los parientes se desentienden del anciano y delegan en cualquiera su responsabilidad de cuidarlo es más fácil que el fraude se concrete. Así que las medidas de seguridad deben ser explicadas a cuidadores también.
  • ¿Cómo puede protegerse? Adoptando las siguientes medidas de seguridad:

    • Además de contar con su cartera, adquiera una fajilla de seguridad para llevarla por dentro del pantalón o colgada del cuello, debajo de la camisa.
    • Lleve siempre una identificación metálica (medalla o pulsera), con su nombre, tipo de sangre, alergias o padecimientos y teléfonos para reporte de emergencia.
    • Silbato. Adquiera un silbato profesional deportivo. Esto le permitirá llamar la atención de otras personas si tiene algún accidente o si sufre un robo.
    • Considere, de acuerdo con su nivel de riesgo y circunstancias, la adquisición de artículos de seguridad personal tales como alarma sonora y una lámpara de llavero. Aprenda cómo y cuándo utilizarlos.
    • Lleve el bolso u otros objetos de valor hacia el lado de la pared. Si sufre un tirón, no se resista, evitará así ser arrastrado. Si puede, fíjese en alguna característica que pueda ayudar a identificar a su agresor.
    • Evite la utilización de cajeros automáticos situados en la vía pública. Siempre es mejor los que están dentro de la oficina pues además tiene la opción de cerrar el pestillo y así poder pedir ayuda.
    • Haga que su pensión sea ingresada directamente en su cuenta bancaria.
    • Es preciso que sean reservados en sus conversaciones cotidianas. Tanto por teléfono o bien en la calle con extraños, hay que evitar dar información sobre Ud. o su familia que pueda ser utilizada para cometer un delito.
    • Si no puede leer con claridad o distinguir bien un billete, es mejor no consultar con desconocidos “¿Me lee?” o “¿Me explica este documento?”, son una tentación para el engaño y el timo.
    • No salga a la calle con objetos de valor que llamen la atención.
    • Avise siempre a dónde va.
    • No salga de noche y menos aún solo.
    • No se ponga en posición de víctima, si tiene dudas por ejemplo en el banco, pregunte a los empleados con actitud firme, y sólo para que le den una aclaración.
    • Nunca revele datos personales, nadie tiene que saber cual es su situación económica, si vive solo o acompañado.
    • Salvo a personas de suma confianza no tiene por qué contar que no tiene familia o que es dueño de algún bien.
    • No lleve desconocidos a su casa.
    • Intente evitar acceder a portal y ascensores junto a personas ajenas al edificio.
    • Si pierde o le roban las llaves y documentación, cambie la cerradura lo antes posible.
    • Los familiares de ancianos internados en centros hospitalarios deben estar alerta sobre estafadores profesionales que merodean por los hospitales, realizan visitas “caritativas o voluntarias” para averiguar acerca del núcleo familiar, bienes y posibilidades de arrancarles poderes para administrar sus posesiones, despojarlos de su dinero o sacarle información.
    Manténgase seguro en casa siguiendo estos consejos:Resultado de imagen para proteccion de robos a la tercera edada
    • Asegúrese de que sus cerraduras, puertas y ventanas sean fuertes y que no puedan romperse fácilmente. Un buen sistema de alarma puede ser útil.
    • Marque sus propiedades de valor grabándoles un número de identificación tal como el de su D.N.I. Haga una lista de sus pertenencias de valor – usted inclusive puede tomar fotografías de los artículos más valiosos. Guarde la información en un lugar seguro.
    • No abra la puerta sin antes fijarse por la mirilla o por una ventana segura para ver quién está ahí. Si no conoce a la persona, pídale que le muestre prueba de que él o ella es quien dice ser antes de abrir. Recuerde, usted no tiene que abrir la puerta si se siente incómodo.
    • No mantenga grandes cantidades de dinero en la casa.
    • Conozca a sus vecinos y tenga a mano sus teléfonos.
    • Manténgase alerta al estar en la calle. Manténgase alejado de lugares poco seguros como los estacionamientos oscuros o los callejones. Si conduce, no abra la puerta o baje la ventanilla del coche a desconocidos. Aparque en lugares bien iluminados.
    • Procure no tener la misma rutina de horas y días para ir al banco o a otros recados que requieran llevar dinero en efectivo.
    • Coloque su monedero, dinero o tarjetas de crédito en un bolsillo interior. Lleve su cartera cerca del cuerpo, con la tira sobre los hombros y cruzando el pecho. No le haga resistencia a un ladrón – entréguele el dinero de inmediato.
    • No tema colgarle el teléfono a un vendedor telefónico. Recuerde que siempre puede decir no a cualquier oferta. Usted no está siendo descortés – ¡se está cuidando a sí mismo!
    • No facilite ninguna información personal por teléfono, como el número de su tarjeta de crédito o de su cuenta bancaria, o de seguro social, a menos que usted haya hecho la llamada. Tenga cuidado al devolver una llamada de ventas.
    • No se confíe al contratar personas que van de puerta en puerta buscando trabajos de reparación en las casas. Puede que le cobren de más. Procure verificar las referencias de éstas personas. Siempre ponga por escrito los detalles del trabajo que usted desea que realicen. Nunca pague el trabajo completo por adelantado.
    • Ponga un teléfono cerca del suelo, por si se cae y no se puede levantar. Asegúrese de tener a mano y fácilmente accesibles los números telefónicos en caso de una emergencia para que usted pueda recibir ayuda si sufre una caída.
    • Valore la contratación de un servicio de teleasistencia.

 

Todas las notas: