Get Adobe Flash player

Tecnología y los usuarios de la tercera edad

Asistir a talleres informáticos ayudará a maximizar sus beneficios.alt

Vivimos en una era en que los avances tecnológicos se las ingenian para sorprendernos y conquistar nuestro interés. Tanto jóvenes como adultos buscan sacarles el máximo provecho.

Las personas de la tercera edad no se quedan atrás. Internet, teléfonos celulares, Skype, redes sociales... El encanto de muchas de estas alternativas no resulta ajeno a los “más mayorcitos”.

Hoy día, si bien hay que reconocer que para un grupo de este sector la tecnología no ha sido una realidad fácil de asimilar, están los que han logrado acoplarse y demostrar que, por ejemplo, la magia de Facebook y Twitter no es exclusiva de los más jovencitos.

Al analizar esta realidad, el psicólogo Carlos Sosa observa como un aspecto muy positivo el que muchas de estas personas se den la oportunidad de aprender y sacar el mayor provecho de todo lo que la tecnología tiene para ofrecer.

A su vez, rememora que “hace décadas la tecnología no estaba al alcance de todo el mundo. No había teléfono celular ni computadora. La vida era más simple. Claro, como toda época, tenía sus cosas positivas”.

Sin embargo, durante el proceso de aprendizaje, la actitud positiva, en gran medida, va a ser un factor determinante para tener éxito en este proceso. “Lo primero que hay que hacer es aceptar el cambio”, revela enfático. “A muchos se les hace difícil adaptarse porque tienen el temor de no poder aprender el manejo efectivo de la tecnología”, observa.

Por otro lado, “hay personas cuya práctica no estriba en tecnología” o se muestran “más rígidas y con mayor resistencia al cambio, por lo que se les hace más difícil adaptarse”. Y observa que en el interés para asimilar esta realidad “tiene que ver mucho con el factor educación”.

No obstante, la era tecnológica ya forma parte de nuestras vidas. “Es muy conveniente aprender que puede beneficiarnos de muchas formas y, muy importante, usar sabiamente nuestro criterio al hacer uso de ella”.

Ventajas

El manejo efectivo de la computadora contribuye a  ejercitar las destrezas cognoscitivas. Por consecuencia, mantiene a la persona con mayor agilidad mental. “Es una buena forma de hacer ejercicios mentales que puede ser de ayuda sobre todo para ayudar en un proceso inicial de Alzheimer”, revela el psicólogo.  

La Internet es una fuente de información inagotable, no sólo para estar al día sobre  eventos actuales, sino también para  tener más acceso a la información médica.

A diferencia de hace décadas, la tecnología le permite  mayores recursos para someter resultados médicos, de laboratorio o prescripción médica para agilizar cualquier proceso. 

En cuanto a las relaciones interpersonales, es una vía para  mantenerse en contacto con sus seres queridos, en especial con los  que viven  lejos, analiza el doctor. El uso de correos electrónicos y la modalidad  Skype son  ejemplos en este sentido.

Desventajas

Durante el proceso de aprendizaje, se puede experimentar  una sensación de rezago frente a personas que sean más ágiles con el uso de la tecnología.

Fomenta la impersonalidad, no sólo de quien  hace uso de la tecnología, sino de sus seres queridos. Por años se ha reseñado  cuánto muchas personas de la tercera edad viven en el olvido. Los familiares deben tener en cuenta que un mensaje de texto o correo electrónico no sustituye  las atenciones personales. El uso de estos recursos debe ser excepción, no norma.

Hay que tener cuidado con crear  dependencia de los recursos tecnológicos. No es apropiado pasar  un número considerable de horas conectado a las redes sociales o la Internet al punto de, por ejemplo, hacer a un lado deberes por estar conectado. Además, “fomenta el sedentarismo”, revela Sosa.

Las redes sociales son una gran ayuda y distracción en muchos  aspectos, sobre todo para las personas que se sienten solas. Pero también representan un riesgo de perder privacidad -y ser víctimas de robo de identidad, entre otros- ya que están muy expuestos. Hay que tener presente “que uno piensa que toda persona actúa de buena fe y eso no siempre es así”, advierte el doctor.

Fuente: Dr. Carlos Sosa, psicólogo

Todas las notas: