Get Adobe Flash player

¿Por qué Cambia mi Rostro en la Tercera Edad?

 

Si comparas las fotos de tus papás o abuelos cuando eran jóvenes con las más recientes, encontrarás que sus rostros han cambiado notoriamente. Para algunas personas estos cambios pueden generar un impacto emocional negativo. Por esta razón debemos entenderlas y ayudarlas a superar y asumir estos cambios.

También debes tener conciencia de que tu rostro cambiará inevitablemente cuando llegues a la tercera edad. Lo importante es que tengas claro que la juventud siempre estará dentro de ti. De tu actitud ante la vida dependerá que "madures" y no "envejezcas" con el paso de los años.

En la edad madura, los cambios en el rostro suceden debido a dos razones. Primero, debido a la pérdida de grasa en la capa subcutánea de la piel. Segundo, debido a la contracción del hueso facial.

Pérdida de Grasa

La hipodermis está compuesta de grandes cantidades de grasa que desaparecen con los años. Esto en conjunto con la disminución en el espesor y elasticidad de la piel, ocasiona la aparición de arrugas alrededor de la nariz y boca, en la mandíbula, barbilla y cuello. La piel además de arrugarse se cae, lo que termina modificando el aspecto del rostro.

Contracción del Hueso Facial

Por otra parte, la pérdida natural de hueso en el cuerpo se incrementa entre los 50 y 60 años de edad. En la cara, al contraerse el hueso facial, los músculos pierden la base que los sostienen. Al reacomodarse los músculos se genera flacidez, ruptura de tejidos y aparición de más arrugas que también modificarán el aspecto físico de nuestros rostros.

En general, los cambios en el rostro son normales debido a la tercera edad. Recuerda que en esta etapa tu salud es más importante que tu aspecto físico.

 

Todas las notas: